Mielopatía Cervical

La mielopatía cervical es una condición en la que hay compresión de la médula espinal en la región cervical de la columna vertebral. Esta compresión puede ser el resultado del desgaste normal de la columna debido al envejecimiento, o puede ser causada por otras condiciones, como hernias de disco o artritis.

Síntomas comunes:

Los síntomas de la mielopatía cervical a menudo incluyen:

Dolor y rigidez en el cuello.
Debilidad en manos, brazos, piernas o pies.
Problemas de equilibrio y coordinación.
Entumecimiento o hormigueo en manos, brazos, piernas o pies.

Causas de la mielopatía cervical

  • Degeneración espinal: Debido al envejecimiento, los discos espinales pueden perder altura y los ligamentos pueden engrosarse, causando presión sobre la médula espinal.
  • Lesiones: Traumatismos o accidentes también pueden causar mielopatía cervical.
  • Enfermedades: Como la artritis reumatoide, pueden contribuir al desarrollo de esta afección.

Diagnostico Y tratamiento

El diagnóstico se realiza mediante:

  • Examen físico: Evaluar la fuerza, la sensibilidad y los reflejos.
  • Estudios de imagen: Como radiografías, resonancias magnéticas o tomografías computarizadas, para ver la estructura de la columna cervical.

Tratamiento El tratamiento depende de la severidad de la compresión y los síntomas. Puede incluir:

  • Tratamientos no quirúrgicos: Medicamentos, fisioterapia y cambios en el estilo de vida.
  • Cirugía: En casos más severos, para aliviar la presión sobre la médula espinal.

Prevención y Manejo

  • Ejercicio regular: Para mantener la fuerza y flexibilidad del cuello.
  • Postura adecuada: Especialmente al usar dispositivos electrónicos.
  • Controlar condiciones médicas: Como la artritis, que pueden contribuir a la mielopatía cervical.

Espero que esta información le sea de utilidad y estoy aquí para cualquier pregunta adicional que pueda tener.

¿Tienes Dudas?

Hemos recopilado respuestas a algunas de las consultas más comunes relacionadas la mielopatía cervical. Sabemos que es natural tener preguntas y preocupaciones cuando se trata de la salud, Si tienes alguna pregunta adicional o deseas obtener más información sobre tu situación específica, no dudes en contactarnos y programar una consulta personalizada. Tu bienestar es nuestra prioridad.

El tratamiento puede incluir métodos no quirúrgicos como medicamentos y fisioterapia, segun el tipo de paciente se puede requerirse cirugía para aliviar la presión sobre la médula espinal.

Es poco probable que mejore sin tratamiento, y sin atención adecuada, los síntomas pueden empeorar. Es crucial buscar asesoramiento médico y seguir un plan de tratamiento apropiado.

Mientras que no todas las causas son prevenibles, mantener una buena postura, realizar ejercicio regularmente y controlar las condiciones médicas relacionadas puede ayudar a reducir el riesgo o a manejar mejor los síntomas.

Como con cualquier cirugía, hay riesgos involucrados. Sin embargo, la decisión de operar se toma cuando los beneficios potenciales superan los riesgos. Su médico discutirá con usted los riesgos específicos basados en su situación individual.

Agendar Cita